La debacle de los vuelos regulares en Son Sant Joan fortalece la aviación privada

El pasado verano el aeropuerto de Palma despuntaba a nivel internacional por la llegada de jets. Mientras los vuelos comerciales cayeron un 65%, de enero a octubre, los vuelos privados lo hicieron en un 30%

Mallorca vivió un boom en vuelos privados en el verano pandémico, con 1994 movimientos en julio (21% más que en el mismo periodo del año anterior) y 1507 movimientos en agosto (solo 2% menos que el año anterior, a pesar de la eclosión de restricciones). Nuevos usuarios se han visto atraídos por este servicio por la falta de líneas regulares, pero también porque permite a los pasajeros poder volar en su propia burbuja, manteniendo al mínimo el número de contactos durante su viaje.

Artículo publicado por el Diario de Mallorca. 



apimeco